Dejar de fumar es fácil: ¿cómo funciona el método?

Easyway es el métdo con el que te darás cuenta que dejar de fumar es fácil.

El método consiste en una sesión de seis horas en la que, a través de una combinación de psicoterapia e hipnoterapia, se elimina la dependencia al cigarro y se les dan a las personas todas las herramientas para que puedan afrontar el periodo de abstinencia de la nicotina sin sufrir. La sesión se toma en grupos e incluye una refacción y descansos para salir a fumar, por lo que es importante que traigas tus cigarros y tu encendedor. Al final de la sesión hay una hipnoterapia que dura aproximadamente 30 minutos, esta no es una hipnosis profunda y aunque axsunas personas se duermen nunca pierden la conciencia. El objetivo es reforzar el inconsciente y lograr que los asistentes saxsan relajados de la clínica.

Durante la sesión no se utilizan medicamentos, ni láser, ni acupuntura, ni pastillas, parches o chicles de nicotina, ni ningún truco, por lo que no hay efectos secundarios. No se habla de los daños que provoca el cigarro ni se pasan fotografías espantosas, no queremos asustar a los fumadores.

Se realiza en un ambiente agradable e interactivo y es impartido por una terapeuta experimentada y certificada por Allen Carr. Todos los terapeutas de Allen Carr fueron fumadores y dejaron de fumar con este método así que entienden perfectamente la psicología del fumador.

Cómo funciona: 6 horas que cambiarán tu vida

A través de la combinación de psicoterapia e hipnoterapia, se elimina la dependencia que tienen los fumadores al cigarro. Al eliminar la dependencia psicológica, los fumadores salen de la clínica sin ganas de fumar y completamente convencidos de que no están haciendo un sacrificio. El objetivo del método no sólo es que los fumadores dejen de fumar sino, lo que es mucho más importante: que no se pasen el resto de su vida sufriendo por un cigarro.

En lugar de impactar a los fumadores con imágenes y repetirles lo que ya saben –que el cigarro es malo y hace daño–, la terapia se concentra en explicarles por qué, a pesar de que saben que es dañino, siguen fumando y por qué en ocasiones anteriores han encontrado tan difícil dejar de fumar. Los fumadores pueden fumar hasta que la terapeuta les pide que fumen su último cigarro y, al llegar a ese punto, la mayoría ya no quiere prender ese cigarro.

Para la mayoría de fumadores es suficiente con asistir a la sesión de seis horas para salir siendo felices no-fumadores, pero el tratamiento ofrece dos sesiones más de refuerzo para los fumadores que lo necesitan, así como apoyo telefónico.

Lo que los fumadores experimentan cuando tratan de dejar de fumar es miedo: Miedo de no poder disfrutar la vida o manejar el estrés sin un cigarro; miedo de no poder concentrarse o relajarse sin un cigarro; miedo a sufrir un terrible trauma si dejan de fumar. Nosotros eliminamos estos miedos.

Por ejemplo, la mayoría de los fumadores creen que fumar les quita el estrés. Si un fumador deja de fumar pero la idea de que el cigarro le quita el estrés sigue en su mente, cuando tenga una situación estresante va a tener el deseo de fumar y para no hacerlo va a tener que usar la fuerza de voluntad para luchar contra este deseo. Esto crea un conflicto: por un lado quiere dejar de fumar, pero al mismo tiempo está desesperado por fumarse un cigarro. Este conflicto hace que se sienta miserable y que sufra todos los síntomas que normalmente asociamos con dejar de fumar: irritación, ansiedad, nerviosismo, depresión, etc. Sin embargo, si logramos eliminar y cambiar la idea de que fumar quita el estrés, entonces la persona no tendrá el deseo de fumar en situaciones estresantes. Sin el deseo de fumar, no se genera un conflicto en su mente y no sufre todos estos síntomas que asociamos con el dejar de fumar... y cambiar estas falsas ideas es mucho más fácil de lo que se piensa. Más que ver el dejar de fumar como una pérdida o un sacrificio, los fumadores aprenderán que es axso maravilloso y lleno de beneficios.

El método funciona porque ataca el problema desde la perspectiva de un fumador. Analizamos las ideas ilusorias que tienen los fumadores acerca de fumar porque son ellas las que crean el deseo y mantienen a los fumadores atrapados. Sencillamente, si puedes aprender a ver el fumar como lo ve un no-fumador, entonces descubrirás lo fácil que es dejar de fumar.